aqui-estas
Corazón abierto

Aquí estás, ¿y ahora?

Y llegaron estos días, donde de pronto sin aviso, la vida te dijo “quédate en casa”, y aún sin entenderlo eso hiciste de forma literal, sin saber que su significado iba más allá de esas tres palabras. De pronto nos preguntamos: «Aquí estás, ¿y ahora?»

Así nos sucedió a todos a nivel mundial, algo fuera de nuestro control, que no nos advirtió su llegada y que de forma repentina irrumpió en nuestra cotidianidad para decirnos que era el momento de detenernos ante la forma en que estábamos viviendo nuestra vida.

De pronto se nos dijo que debíamos hacer una pausa de muchas de nuestras actividades favoritas, que nuestra profesión podría experimentar un giro o incluso tener un alto absoluto y que nuestros momentos cerca de las personas que amamos deberían esperar. 

Y así, aquí estamos, algunas solas, otras en familia, en pareja o con roomies, o algunas más con sus mascotas, viviendo de maneras distintas este momento. Quizás no entendiendo nada aún, tal vez unos días con la energía a tope y otros yéndonos a un rinconcito de la cama sin querer incluso pensar o en algunos casos disfrutando plenamente este momento. Y sabes, todos estos escenarios están bien, son tiempos atípicos que se vale no tener claro el guión para vivirlos. 

Para mí, estos han sido tiempos de reflexión, viviendo bajo todos los escenarios posibles de vibración, recibiendo el mar de emociones que genera la incertidumbre, desprendiéndome de la certeza que me daba mi vida anterior, aceptando que estoy sola en casa y pasan los días sin ver y abrazar a la gente que quiero, sabiendo que todo en mi vida no volverá a ser como antes.

Es por ello que quiero compartirte algunas reflexiones, porque al final, si bien podemos estar físicamente solas en nuestro espacio, incluso en compañía; no estamos solas y el aprendizaje de una, puede ser enseñanza para otras.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.